Por octavo año consecutivo el Senado de España ha acogido el acto principal en el **Día de la Memoria del Holocausto y Prevención de los Crímenes contra la Humanidad** el jueves 24 de enero, tres días después de cumplirse 74 años de la liberación del campo de extermino de Auschwitz-Birkenau.

El acto lo ha presidido el Presidente del Senado, Pio García Escudero y ha contado con la asistencia del Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Josep Borrell y la Ministra de Justicia, Dolores Delgado. además de representantes del Cuerpo Diplomático acreditados en España, diputados y senadores, miembros de la comunidad judía, de la comunidad gitana y de asociaciones republicanas españolas.

El Presidente del Senado fue el primero en tomar la palabra para dar la bienvenida a los presentes.

Miguel de Lucas, Director General del Centro Sefarad-Israel y Jefe de la Delegación Española ante la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto ha actuado de relator.

Isaac foto

 

Isaac Querub, Presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, recordó a los supervivientes cuyos relatos han hecho revivir el horror que sufrieron. Discurso completo de Isaac Querub

Por las víctimas gitanas, Amara Montoya ha insistido en la importancia de recordar. “El exterminio gitano fue masivo en Alemania y todos los países satélites del nazismo igual que el judío, pero ambos pueblos hemos sobrevivido”. “La sociedad europea no puede tolerar la vuelta del fascismo nunca. Por eso estaremos despiertos”.

Por los deportados españoles en campos de concentración y exterminio nazis, la vicepresidenta de Amical Matahusen, Concepción Berzosa, recordó a los casi diez mil mujeres y hombres españoles deportados a los campos del Reich entre 1940 y 1945. “Hoy en día también vemos vulneraciones a los derechos humanos en la extrema derecha que se van haciendo aceptables: políticas xenófobas, atentados en sinagogas, ataques a emigrantes, etc”.

Entre los presentes ha estado Jacobo Drachman, superviviente de Auschwitz, Stutthof y Dresden encargado de encender la primera vela en recuerdo de los supervivientes de la barbarie.

La Ministra de Justicia, Dolores Delgado, recordaba que en noviembre de 2005 las Naciones Unidas designaban el 27 de enero el Día del Recuerdo de las víctimas del Holocausto. El 27 de enero porque fue el día, en 1945, en que se liberó el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. “El Holocausto representa una derrota de la Humanidad frente a la maldad y la ignorancia, y el mundo dijo: nunca más”, ha asegurado la ministra. “Por ello, son necesarios actos como el de hoy. En un momento en el que los populismos y la radicalidad empujan, se hace imprescindible recordar cuáles son las consecuencias de dejar que se nos gobierne sin razon”.

Por último, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, también ha insistido en la importancia del recuerdo para no repetir. El ministro valoró la noble acción de los diplomáticos españoles durante el nazismo y ha tenido palabras para los supervivientes, cuya vida, después del Holocausto no debió ser nada fácil. El ministro ha realizado una confesión sobre su infancia: en un pueblo pequeño, en los años 50, armados con carracas y haciendo ruido, junto con otros niños, participó en un pogrom cuyo grito era “a matar judíos”. “Cuando ahora lo recuerdo, me resulta más fácil comprender Auschwitz”, ha reconocido el ministro. La educación es una de las armas para luchar contra la acción ignorante de las masas.

El acto lo ha cerrado Pio García-Escudero, Presidente de Senado, que ha recordado la brutal dimensión del Holocausto que hasta hoy día nos resulta imposible de entender, a pesar de que se gestó en el seno de la sociedad europea.

Los asistentes escucharon en pie el “Malé Rajamín”, plegaria judía por las víctimas del Holocausto, el himno “Gelem, Gelem”, himno tradicional gitano nacido en los campos de exterminio, asistieron al encendido de 6 velas en memoria de todos los colectivos víctimas y escucharon los intermedios musicales entre las intervenciones.