¿Cómo puedo obtener el certificado de la FCJE?

Debe acceder a la plataforma informática desarrolla para este fin. (http://certificadosefardies.fcje.org)

La FCJE recibirá por este medio toda la documentación que el solicitante crea procedente para probar su origen sefardí y emitirá en su caso un certificado.

¿Qué documentos tengo que aportar a la FCJE para obtener el certificado que pruebe mi origen sefardí español?

Para obtener el certificado de la FCJE, se requerirá de los siguientes datos y documentos:

  • Rellenar un formulario con los siguientes datos:
    • Nombres y apellidos (tal como constan en el pasaporte o NIE)
    • Datos de contacto para notificaciones
    • Número y copia del pasaporte
    • El país donde se expide
  • Anexar la documentación que acredite el origen sefardí del interesado.

No existe un número mínimo o máximo de documentos a presentar. Es importante que la documentación aportada permita constatar el origen sefardí del solicitante, por lo que se sugiere presentar suficiente documentación probatoria.

Posibles documentos que prueben el origen sefardí:

    • Certificados emitidos por el presidente y/o el rabino de las Comunidades Judías del país de origen o de la zona de residencia avaladas por la FCJE.
    • Ketuba en las que conste su celebración según las tradiciones de Castilla, traducidas al castellano por traductor jurado.
    • Estudios genealógicos realizados por expertos o entidades académicas reconocidas y debidamente certificadas con un informe completo y detalle del proceso.
    • Documentos de migración, de naturalización, etc. que demuestren el origen de los antepasados incluyendo pasaportes o documentos de identidad, certificados de nacimiento, certificados de matrimonio, certificados de defunción, certificados de entierro en cementerio sefardí, etc.
    • Informe motivado, emitido por entidad de competencia debidamente reconocida, que acredite la pertenencia de los apellidos del solicitante al linaje sefardí de origen español.
    • Los libros, artículos y/o revistas aportados deberán estar referidos directamente al solicitante o sus antepasados debidamente identificados y acompañados de documentación que lo corrobore.
  • Los documentos extraídos de páginas web no serán considerados como pruebas válidas.
  • En la plataforma de la FCJE, los documentos pueden ser presentados en español, inglés y francés. Sin embargo,  para la solicitud de la nacionalidad se deberá presentar dichos documentos con una traducción oficial debidamente legalizada.

Obtenido el  certificado de la Federación de Comunidades Judías de España, ¿es necesario aportar algún otro documento acreditativo del origen sefardí? 

Aun cuando el inciso de la Instrucción “ no será necesario adjuntar ningún otro documento” pudiera señalar una excepción a la necesidad de aportación de al menos dos documentos probatorios del origen sefardí, lo cierto es que el certificado expedido por la Federación de Comunidades Judías de España que acredita el origen sefardí será valorado conjuntamente con el resto de documentos que acrediten tal origen y que no obsta la obligatoriedad de acreditar el resto de los requisitos que deben valorarse por el notario para decidir otorgar el acta, esto es la vinculación con España y la superación de las pruebas de idioma y conocimiento socio-cultural).

De todas formas, cuando el solicitante obtenga el certificado de la Federación no deberá volver a aportar en la solicitud de nacionalidad todos los documentos que hayan sido objeto de estudio por la Federación. El Notario podrá acceder a dicha documentación. Los documentos que la Federación de Comunidades Judías de España haya considerado suficientes para certificar el origen sefardí estarán siempre a disposición, para su consulta, del notario que deba levantar el acta de notoriedad.

No será necesaria la incorporación al acta de los documentos que hayan servido para expedir el certificado y que por lo tanto hayan sido analizados por la FCJE, si bien el notario puede efectuar una reseña de los mismos en el caso de que lo crea necesario para un mejor reflejo en el acta de los medios probatorios aportados por el solicitante, sin que dicha constancia deba suponer su reproducción íntegra.