Comunicado de la Federación de Comunidades Judías de España

A raíz de hacerse públicos los planteamientos de una futura sentencia del Tribunal Constitucional, aplicada sobre el caso de la Librería Europa y Pedro Varela, que despenaliza parcialmente el delito de apología de genocidio, la Federación de Comunidades Judías de España quiere compartir sus preocupaciones con el resto de la sociedad española.

La sentencia del Tribunal aleja a nuestro país de las tesis imperantes en los más importantes países europeos, y entra en plena contradicción con acuerdos internacionales de derechos humanos, que limitan la libertad de expresión al respeto y defensa de los derechos fundamentales.

En nombre de una libertad de expresión que podría ejercerse sin límites en el respeto a los derechos humanos, el país se convertirá con toda legalidad en el centro de información nazi de Europa con proyección al resto del mundo, tanto en lo que respecta a la difusión de tales contenidos a través del libro y de la prensa como en Internet.

La Federación de Comunidades Judías de España es totalmente favorable a la libertad de expresión así como al resto de las libertades constitucionales. Pero todas las libertades tienen sus límites a fin de garantizar y servir a la convivencia pacífica de la sociedad y no para la infiltración del odio. Una sociedad decente no puede atacar tan solo a los causantes de daños reales, sino que necesita una prevención para evitar que el odio racial se extienda.

Las víctimas del Holocausto se sienten víctimas de la sentencia del Tribunal Constitucional, que elimina los límites penales necesarios para evitar que se extienda el racismo, la xenofobia y el antisemitismo en la sociedad.

La Federación de Comunidades Judías de España estudiará personarse, por sí misma y en unión de otras organizaciones y colectivos contrarios al racismo, a la xenofobia y al antisemitismo ante las Instituciones europeas e internacionales y ante sus Tribunales.