Este viernes 22 de abril al caer la noche dará comienzo Pésaj, una de nuestras grandes fiestas en que recordamos la liberación de la esclavitud en Egipto y los 40 años por el desierto camino de una tierra donde vivir como una nación libre.

Historia

El relato de Pésaj se recoge en Éxodo del Antiguo Testamento y cuenta cómo  los “hijos de Israel”, liderados por Moisés, escapan de la esclavitud en Egipto y se lanzan al desierto donde sobreviven durante 40 años hasta llegar a Canaán, la tierra prometida.

Costumbres

Durante la semana que dura esta gran fiesta no se consumen alimentos fermentados en recuerdo a la premura por salir de Egipto que impidió hacer pan con levadura. La Matzá (pan ácimo) sustituye al pan normal.

Por ello, es tradición prepararse para Pésaj con una limpieza profunda. Las familias limpian a conciencia las casas y algunas guardan el menaje de uso diario en la cocina para sustituirlo estos días de Pascua por una vajilla especial.

La gran cita de Pesaj son las dos noches consecutivas del Séder (cena en la que se relata la salida de Egipto). En dichas cenas se come, entre otros,  hierbas amargas que simbolizan la esclavitud y una pasta marrón,Jaróset, en recuerdo a la argamasa que se utilizaba en la construcción. Se relata la historia de Pésaj mediante lectura colectiva amenizada con canciones del relato pascual. Además toda la familia participa de la